Termogénicos (quemagrasas): suplementos termogénicos que acelerarán la pérdida de grasa.

Los termogénicos (quemagrasas) son compuestos naturales que queman calorías y aceleran la pérdida de grasa. Los termogénicos se pueden encontrar en los alimentos. También existen suplementos dietéticos termogénicos. Descubra qué quemagrasas funcionan mejor. Tenemos una lista de lo mejor para ti.

Tabla de contenido:

  1. Termogénicos (quemagrasas): ¿vale la pena?
  2. Termogénicos (quemagrasas) - ranking
  3. Termogénicos (quemagrasas): cuando dañan

Los termogénicos son sustancias químicas naturales que se encuentran en los alimentos o se pueden encontrar en forma de suplementos termogénicos. Si desea perder el exceso de grasa rápidamente, debe optar por una dieta equilibrada para perder peso y hacer ejercicios para quemar grasa. En la lucha por una mejor figura, también vale la pena ayudar con quemagrasas naturales. Descubra cuáles son los mejores y cuántos de ellos realmente funcionarán en su dieta diaria. Y lo más importante: ¡utilícelos sabiamente!

Termogénicos (quemagrasas): ¿vale la pena?

Los termogénicos aumentan la temperatura de las células en el cuerpo humano, gracias a lo cual aceleran el metabolismo y queman mejor las grasas. Nuestro cuerpo primero extrae energía de los carbohidratos y solo entonces alcanza los ácidos grasos. Por otro lado, los quemagrasas, gracias a numerosas propiedades y compuestos de apoyo, permiten que nuestro cuerpo alcance el tejido graso sobrante más rápidamente y lo convierta en energía.

Los suplementos termogénicos y termogénicos de los alimentos te permiten acelerar el metabolismo hasta en un 25%. Gracias a esto, quemaremos los kilos sobrantes mucho más rápido y trataremos el tejido adiposo de forma más eficaz. Sin embargo, los termogénicos deben usarse como se recomienda, porque si se toman incorrectamente, pueden hacer más daño que bien a nuestro cuerpo.

Termogénicos (quemagrasas) - ranking

Aquí hay una lista de los mejores quemadores de grasa naturales que lo ayudarán a combatir el tejido graso innecesario.

1. Café

La cafeína en los granos de café se ha utilizado durante muchos años como una forma natural de quemar grasa, es decir, termogénico. La cafeína contenida en los granos de café estimula el sistema nervioso, aumenta la concentración y la velocidad del cerebro, así como nuestros reflejos y coordinación. La cafeína acelera la frecuencia cardíaca y aumenta su fuerza de contracción.

Todo esto se traduce en la aceleración de los cambios metabólicos que tienen lugar en nuestro organismo. Además, las propiedades termogénicas del café también están influenciadas por alcaloides que estimulan la corteza cerebral y mantienen al cuerpo en alerta. Gracias a esto, los órganos internos funcionan mejor y más rápido, y esto afecta el trabajo más eficiente del metabolismo y la quema de grasa más rápida.

Vale la pena saber que para aprovechar los beneficios de la cafeína, debes beber café molido, no café instantáneo. El café molido contiene muchos más antioxidantes que apoyan los efectos de la cafeína. Además, el café instantáneo tiene un contenido de cafeína mucho menor que su homólogo molido. Para que el café tenga un efecto termogénico, necesita consumir alrededor de 300 mg de cafeína, que es la cantidad en 3 tazas de café molido.

2. Té verde

El té verde es reconocido como uno de los mejores quemagrasas naturales. El té verde es rico en catequinas, especialmente una sustancia llamada galato de epigalocatequina (EGCG). Gracias a esto, las catequinas del té verde detienen el proceso de absorción de grasas y aumentan su uso por parte del organismo. Este termogénico natural también aumenta la actividad de las enzimas digestivas y tiene un efecto excelente sobre el metabolismo del hígado, lo que indirectamente influye en la oxidación más rápida de los ácidos grasos del cuerpo.

El té verde elaborado brevemente, obligatoriamente a 90 grados centígrados, y no inundado con agua hirviendo, da energía y eleva suavemente la presión arterial, por lo que es ideal para personas con baja presión. También es perfecto para quienes no toleran la cafeína y no pueden tomar café. El té verde eleva la presión arterial muy suavemente y no hace que baje repentinamente. Es mejor beberlo con limón, ya que potencia los polifenoles en las hojas de té verde.

3. Té rojo

El té rojo, como el té verde, también se considera un termogénico natural debido a la alta cantidad de catequina. Además, gracias a los polifenoles (taninos), el té rojo facilita la digestión y acelera la conversión de grasas en energía, al tiempo que reduce el nivel de colesterol malo en sangre. Gracias a esto, el té rojo facilita la pérdida de peso.

La información importante es que el té rojo aumenta la presión arterial, al igual que su contraparte verde, pero el contenido de cafeína en el té rojo es un poco más alto (té rojo 12 mg, té verde 8 mg de cafeína en una taza). Sin embargo, la cafeína del té verde y rojo se absorbe mucho más lentamente y no aumenta la presión arterial tan rápido como el café, pero permanece en el cuerpo por más tiempo.

4. Café verde

Dos compuestos son responsables del efecto termogénico en el café verde: cafeína y ácido clorogénico. Ambos tienen un efecto de calentamiento, aceleran el metabolismo y estimulan al cuerpo a quemar el exceso de grasa corporal. El ácido clorogénico además inhibe la absorción de glucosa en sangre. Los niveles bajos de azúcar en sangre estimulan al cuerpo a iniciar procesos de lipólisis para obtener energía de las reservas de tejido adiposo.

5. Vitamina C

La vitamina C no solo es un termogénico natural, sino también una de las vitaminas necesarias para la vida. La vitamina C es una vitamina de la juventud: protege el cuerpo contra el envejecimiento prematuro, el estrés oxidativo, combate los radicales libres, reduce el riesgo de cáncer y previene las enfermedades neurodegenerativas.

La vitamina C aumenta la producción de L-carnitina en el cuerpo, lo que acelera los procesos termogénicos. Además, el ácido ascórbico en esta preciosa vitamina aumenta la producción de colágeno, responsable de la firmeza de la piel. Esto es muy importante, especialmente para las personas que adelgazan.

Comer muchas verduras y frutas contribuye al mantenimiento adecuado del equilibrio hormonal y ralentiza el proceso de llevar el azúcar a la sangre, lo que se traduce en una reducción más rápida de la grasa en el cuerpo. La vitamina C se puede encontrar en grandes cantidades en las verduras (pimientos, patatas y brócoli) y en las frutas (naranjas, toronjas, tomates y limones).

6. Mango africano

El mango africano es rico en valiosos polifenoles que armonizan la acción de la insulina y la leptina, que se consideran hormonas de la obesidad. Mango apoya la lucha contra el sobrepeso y será perfecto para quienes tienen un equilibrio hormonal desregulado. Esta fruta exótica también favorece la secreción de leptina, y su alto nivel informa al cuerpo cuando está lleno, a pesar de que no aporta una gran cantidad de carbohidratos.

El alto nivel de leptina en el cuerpo informa al hipotálamo que el cuerpo ya puede utilizar la energía de reserva del tejido adiposo. Gracias a esto, los procesos de lipólisis se activan: la descomposición de los triglicéridos y el tejido adiposo comienza a reducirse. Como puede ver, el proceso de adelgazamiento es bastante complicado, pero gracias a esta maravillosa fruta de África, ¡perder kilos innecesarios puede ser mucho más fácil!

7. Guaraná

El guaraná es uno de los suplementos termogénicos naturales más eficaces. Esta fruta exótica de América del Sur tiene un efecto estimulante, aumenta la concentración y tiene un efecto positivo en los procesos de pensamiento. El principio activo del guaraná es la guaranina, que funciona de manera similar a la cafeína y tiene una estructura similar. Sin embargo, existe una diferencia leve pero significativa entre ellos: el guaraná actúa más tiempo que la cafeína y el efecto estimulante después de su uso dura hasta seis horas. Vale la pena saber que el guaraná es más efectivo cuando se combina con té verde y yerba mate.

8. Yerba mate

La yerba mate es un acebo paraguayo, que no solo es un quemagrasas eficaz, sino también un té con extraordinarias propiedades para la salud. La yerba mate adelgaza gracias al ácido clorogénico, la colina, la clorofila y el inositol. Este maravilloso té estimula la secreción de bilis, gracias a lo cual la comida se digiere más rápido y se baja el nivel de colesterol malo en sangre. Además, la yerba mate protege el sistema circulatorio y tiene propiedades anticancerígenas.

9. Especias picantes y capsaicina

¡Las especias picantes son el quemagrasas natural perfecto! Vale la pena prestar atención a especias como la pimienta de cayena, la guindilla, el curry, el jengibre, la canela, la cúrcuma y el ajo. Los principios activos de estas especias son, entre otros, la curcumina, el gingerol y la capsaicina, que aumentan la temperatura corporal y estimulan al cerebro a duplicar los cambios metabólicos. Cuando comes especias picantes, se envía un pulso a las glándulas suprarrenales, lo que provoca la liberación de adrenalina. Acelera el corazón y el metabolismo.

La capsaicina en los chiles estimula los receptores de las células grasas blancas y marrones que almacenan energía y generan calor. Gracias a la capsaicina, aumenta la termogénesis y los ácidos grasos se oxidan mucho más rápido. Este proceso, a su vez, aumenta la producción de ATP, que es el principal portador de energía. Como resultado, el cuerpo tiene un mayor acceso a la energía y la usa más rápido, y esto afecta la deposición más baja y más lenta del exceso de energía en las células, lo que crea tejido graso no deseado.

10. Alcachofas

Como termogénico natural, las alcachofas estimulan los procesos de lipólisis que queman el exceso de grasa corporal. El principio activo de las alcachofas que influye en la termogénesis es el ácido clorogénico. Esta sustancia inhibe la absorción de glucosa a nivel de los enterocitos, es decir, las células intestinales de las que se absorben los nutrientes en la sangre. La baja presencia de glucosa en sangre estimula al organismo a obtenerla del tejido graso acumulado.

11. L-carnitina

La L-carnitina es un termogénico natural producido en el cuerpo humano a partir de aminoácidos como la lisina y la metionina. La L-carnitina se encuentra principalmente en la carne y la leche, y en pequeñas cantidades en las plantas. Desempeña un papel muy importante en el cuerpo humano. Es necesario para el transporte de ácidos grasos a las mitocondrias celulares, donde se transforma en una fuente de energía. Durante la actividad física, los músculos obtienen su energía principalmente de los carbohidratos, y la gran cantidad de L-carnitina en el cuerpo hace que el cuerpo utilice más rápidamente los ácidos grasos, que son su reserva de energía.

Lea también: Quema de grasa: video de ejercicios para quemar grasa abdominal [entrenamiento con Ola Żelazo] Reducción - 8 errores que ralentizan la reducción de grasa Quema de grasa: entrenamiento eficaz que reduce la grasa corporal

12. Ácido linoleico CLA

El ácido linoleico CLA es excelente para la reducción de peso, ya que inhibe directamente la acción de la enzima que permite que los triglicéridos penetren en el tejido adiposo. Además, el ácido linoleico CLA es un excelente termogénico porque acelera el transporte de ácidos grasos a las mitocondrias y afecta directamente la termogénesis del cuerpo. El ácido linoleico CLA rara vez se encuentra en los alimentos, pero se puede encontrar en alimentos como la mantequilla, el queso y la carne.

13. Vino tinto

¡El vino tinto también resulta ser un termogénico natural! El vino tinto contiene muchos antioxidantes beneficiosos, incluido el ácido elagénico, que inhibe la retención de grasa en el hígado. Además, el vino también mejora el metabolismo de los ácidos grasos. Sin embargo, no debes excederte con el vino, se recomienda beber una copa al día, ya que solo así el vino tinto activará sus propiedades beneficiosas.Cuando se bebe en grandes cantidades, solo puede hacer daño.

Importante

Para que los quemagrasas funcionen eficazmente y beneficien al organismo, ¡consúmelos como se recomienda y no exceda la dosis diaria! Nada en exceso es saludable para nuestro cuerpo. Debemos recordar esto, especialmente durante el período de pérdida de peso, que de todos modos es un gran estrés para nuestro cuerpo.

Termogénicos (quemagrasas): cuando dañan

Los termogénicos naturales no son peligrosos para la salud cuando se usan con habilidad. Sin embargo, ¡debes recordar comerlos sabiamente! Lo más importante es la moderación, utilizándolos de acuerdo con las recomendaciones o el contenido del folleto y la hábil selección del suplemento según la especificidad de su cuerpo.

Algunos termogénicos que se toman en forma de suplementos, como el guaraná o el ginseng, si no se usan con destreza, pueden causar efectos secundarios, como dolores de cabeza, náuseas, vómitos o calambres abdominales severos. Dichos suplementos tampoco deben ser utilizados por mujeres embarazadas o en período de lactancia, así como por personas con hipertensión, diabetes y arritmia cardíaca.

Por otro lado, exceder la dosis recomendada de consumo de té verde y rojo puede resultar en problemas óseos y anemia, porque estos tés, cuando se beben en grandes cantidades, eliminan el calcio del cuerpo e inhiben la absorción de hierro.

Cuando se bebe en exceso, los minerales valiosos se eliminan del cuerpo y se inhiben por su absorción. Se recomienda consumir no más de 5 tazas al día, de lo contrario puede causar estragos en nuestro organismo. El vino, en cambio, mostrará propiedades antioxidantes, pero solo si lo bebemos con moderación. Beber más de una copa de vino al día es perjudicial para la salud, ya que debilita el hígado y acelera el proceso de envejecimiento.

Etiquetas:  Nutrición Outfit-And-Accessories Recreación