Yoga para el estrés, la depresión, la ansiedad: 6 posturas de yoga que te relajarán y aumentarán tu vitalidad

El yoga es un remedio natural para el estrés, la depresión y la ansiedad. Por un lado, las asanas reducen la tensión que provoca el estrés, y por otro lado oxigenan, eliminan el cansancio y te dan energía. Aprenda 6 asanas que alivian los síntomas del estrés, la depresión y eliminan los pensamientos angustiantes.

El yoga restaura el equilibrio mental y, por lo tanto, ayuda a combatir la depresión, el estrés y la ansiedad. También es una terapia natural recomendada en periodos de agotamiento nervioso y vitalidad reducida.

Los siguientes elementos han sido seleccionados para tener un efecto relajante y energizante en la mente y el cuerpo. Haciéndolos con regularidad, garantizará un buen estado de ánimo y se liberará de las tensiones internas.

Yoga para la depresión y el estrés: ¿con qué frecuencia hacer ejercicio?

Para sentir los efectos de los ejercicios, realice estas asanas al menos 3 veces por semana. Sin embargo, puede volver a ellos siempre que lo necesite. Deje 2-3 minutos para cada artículo. Recuerde las respiraciones fuertes y profundas.

1. Postura de la montaña con los brazos levantados (Urdhva Hastasana en Tadasana)

Esta posición genera una sensación de equilibrio y estabilidad internos. Estirar las manos hacia arriba te animará y aumentará tu confianza.

Ejecución: Adopte la posición tadasana: párese derecho con los pies juntos, distribuya su peso uniformemente en ambas piernas. Pellizque los omóplatos hacia abajo, baje los hombros y doble el coxis hacia arriba para que la pelvis quede perpendicular al piso. Luego levante los brazos para que formen una línea con su cuerpo. Los codos deben estar completamente rectos con las palmas enfrentadas. Mientras inhala, levante los brazos tratando de estirar la columna lo más posible. Mira hacia adelante. Respire de manera constante y tranquila. Para salir de la postura, baje lentamente los brazos.

Yoga - Postura de la montaña (TADASANA)

Desarrollamos nuestro sitio web mostrando anuncios.

Al bloquear anuncios, no nos permite crear contenido valioso.

Deshabilite AdBlock y actualice la página.

2. Postura del perro con la cabeza hacia abajo (Adho Mukha Svanasana)

Un perro con la cabeza gacha, oxigena el cerebro y, por lo tanto, revive y energiza a las personas que luchan contra los síntomas de la depresión. También te permite deshacerte de la tensión acumulada en hombros, cuello y lomos.

Ejecución: ponte de rodillas y apóyate frente a tus brazos. Doble los dedos de los pies hacia arriba y levante suavemente las caderas mientras estira los brazos, las piernas y la espalda. Tu cuerpo debe tomar la forma de una letra V invertida. Esconde tu cabeza entre tus hombros. Las manos, la cabeza, el cuello y la columna deben estar alineados. Relaje los músculos de los hombros, el cuello y el cuello. Permanezca en la posición durante algunas respiraciones profundas. Para salir de la posición, dé un paso hacia adelante llevando primero la pierna derecha, luego la pierna izquierda a las manos en el suelo y lentamente, redondeando la espalda, vuelva a la posición de pie.

Yoga - Postura del perro con la cabeza hacia abajo (ADHA MUKHA)

Desarrollamos nuestro sitio web mostrando anuncios.

Al bloquear anuncios, no nos permite crear contenido valioso.

Deshabilite AdBlock y actualice la página.

3. La postura de la serpiente (Bhujangasana)

Doblar fuertemente la columna en esta posición elimina la tensión en la espalda baja y la estira completamente. Abrir el pecho profundiza tu respiración y te da energía.

Ejecución: Acuéstese boca abajo con la cara en el suelo. Junta las piernas y presiona la parte posterior de los pies contra el suelo. Coloque las manos planas en el suelo debajo de los hombros, manteniendo los codos cerca del cuerpo. Mientras inhala, levante el pecho; trate de no presionar los brazos con fuerza, sino de levantar el torso utilizando la fuerza de los músculos de la espalda. Presione el hueso púbico contra el piso, relaje las nalgas. No estire los brazos por completo (no los extienda demasiado). Estire el cuello y la cabeza hacia arriba. Con cada respiración, abra el pecho y, mientras exhala, trate de levantar la columna lo más posible. Saliendo de la posición lentamente, baje verticalmente el torso hasta el suelo.

4. La posición del guerrero (Virabhadrasana II)

En esta posición, el énfasis principal está en el trabajo de las piernas: deben ser estables y adherirse firmemente al suelo. La sensación del suelo bajo tus pies te da valor y aumenta tu confianza en ti mismo. Asana también promueve la concentración, restaura la armonía y la tranquilidad.

Actuación: ponerse de pie en el tadasana (descripción de la posición en el ejercicio 1). Inhale y exhale con un paso amplio mientras desliza el pie hacia un lado. Extienda los brazos y levántelos hacia los lados (deben estar perpendiculares al suelo), con las palmas hacia abajo; los brazos y los hombros deben formar una línea. Gire el pie derecho 90 grados hacia afuera (las caderas permanecen estacionarias). Presionando el talón izquierdo contra el suelo, comience a doblar la rodilla derecha y baje lentamente hasta que el muslo quede paralelo al suelo. Asegúrese de que sus brazos y hombros estén a la misma altura todo el tiempo. Apunta la parte superior de la cabeza hacia arriba. Finalmente, gire la cabeza hacia la derecha. Inhala y exhala un par de veces. Salga de la posición de inhalación girando los pies hacia adentro y juntando las piernas. Repite el ejercicio del otro lado.

Compruebe también: Bloques de yoga: ¿para qué sirven y por qué vale la pena usarlos?

5. Estiramiento intensivo en una curva profunda (Uttanasana)

Posición altamente relajante que elimina el cansancio, oxigena, combate el insomnio, relaja la cabeza y estira intensamente la espalda y las piernas.

Rendimiento: párese en tadasana, coloque los pies separados al ancho de los hombros, coloque las manos en las caderas. Inclínese hasta la mitad mientras exhala, de modo que su torso esté paralelo al piso. Baje las palmas hacia abajo e intente tocar el suelo con las yemas de los dedos. Coloque su peso en la parte delantera de sus pies. Luego acerca tu pecho a tus muslos, profundizando la flexión, coloca tus manos al lado de tus tobillos. Si no llega al suelo con las manos, doble ligeramente las rodillas. Mueva las caderas hacia el techo y presione los talones contra el suelo. Tirando de la cabeza hacia abajo, alargue la columna vertebral. La cabeza debe colgar suelta. Para relajarse más, cierre los ojos y respire tranquilamente a 30. Vuelva a la posición inicial mientras inhala, levantando el torso. Repite el ejercicio 2-3 veces.

Ver también: flor de loto - pose de yoga paso a paso

6. Postura del niño (Balasana)

La postura del bebé completa la secuencia de asanas, calmando la mente y dejando el cuerpo en un estado de armonía.

Ejecución: siéntese sobre sus talones, junte los pies, separe las rodillas a la altura de las caderas. Mientras exhala, inclínese hacia adelante para que su pecho descanse sobre sus muslos. Coloque su frente en el piso (si tiene dificultad, coloque una manta enrollada debajo de su cabeza). Extienda los brazos hacia atrás y colóquelo libremente en el suelo, con las palmas hacia arriba. Relaje los hombros y el cuello, no endurezca los dedos. Trate de tirar de las caderas hacia atrás, lejos de su cuerpo, estire la cabeza hacia adelante. Respirar.

Etiquetas:  Recreación Capacitación Outfit-And-Accessories