Cómo distinguir un buen gimnasio de uno malo

Después de meses de dudas y dilemas, decidimos apuntarnos al gimnasio. Y aquí está el primer problema: ¿qué club de fitness elegir? A continuación, se ofrecen algunos consejos básicos para eliminar las peores manchas.

En primer lugar, el gimnasio debe estar limpio. Es fácil de decir a primera vista, por lo que no tiene sentido escribir. Es bastante obvio pedirle al personal que le muestre los vestuarios y las duchas. Si está limpio y no huele mal, podemos pasar al siguiente punto de nuestra prueba privada.

Primero, echemos un vistazo a todas las máquinas y dispositivos. No necesitamos saber para qué sirven. El entrenador nos lo dirá más tarde. Por ahora, comprobemos si están bien cuidados, conservados y en buen estado. Por cierto, vale la pena considerar el tamaño de la habitación. Si está demasiado apretado, si los usuarios pueden moverse libremente y si hay demasiados usuarios (por lo que es mejor ir a la inspección durante las horas pico, generalmente entre las 5 y las 7 p.m.)

Lea también: Gimnasio: Plan de entrenamiento para mujeres intermedias Entrenamiento de apoyo a la dieta en el gimnasio (VIDEO) GIMNASIO PARA MUJERES: el lugar perfecto para hacer ejercicio

Cómo elegir un buen gimnasio: calificaciones de los entrenadores.

Otro punto de nuestra pequeña prueba es el servicio. La gente de la recepción del gimnasio debe ser amable y contarte con todo lujo de detalles todas las posibilidades del club. Sin embargo, las calificaciones de los formadores son mucho más importantes. Antes de apuntarse a un gimnasio, es necesario comprobar si los entrenadores están trabajando allí y, de ser así, en qué horarios. Si podemos contar con la atención de un profesional en el momento en que vamos a hacer ejercicio, deberíamos hablar con él antes de comprar la suscripción. Un buen formador nos preguntará sobre la finalidad de los ejercicios, el tiempo del que disponemos, estado general y estado de salud, y luego propondrá un programa a la medida de nuestras capacidades. Si decidimos que los ejercicios propuestos nos convienen, vale la pena concertar una cita de inmediato que trabajará con nosotros al menos en el primer período, mostrándonos exactamente cómo realizar ejercicios individuales y explicándonos qué músculos ejercitamos.

Sería ideal comprar ejercicios con un entrenador (algunos gimnasios lo ofrecen por un cargo adicional), porque entonces solo está a nuestra disposición y puede explicarnos todo. Sin embargo, si no nos decidimos por una solución de este tipo, vale la pena determinar de antemano con qué intensidad puede cuidarnos. Por supuesto, tendrá que responder preguntas y solicitudes de otros practicantes. Pero a veces incluso merece la pena concertar una cita con el formador en horas de menos tráfico, para que tenga más tiempo para nosotros. Cuanto antes aprendamos a hacer los ejercicios correctamente, antes veremos los resultados y menor será el riesgo de lesiones.

Cómo elegir un buen gimnasio: lecciones de prueba

Los buenos gimnasios brindan a los clientes potenciales la oportunidad de practicar ejercicios antes de decidirse a comprar una suscripción.Suele ser entrada gratuita. Vale la pena preguntar por esta posibilidad. Los pases suelen ser relativamente costosos y no vale la pena asociarse con una empresa que no cumple con nuestras expectativas.

Y finalmente, un consejo más: escucha siempre a tus amigos. Si alguien en quien confía está recomendando un club, vale la pena echarle un vistazo primero. La buena impresión de los habituales no tiene precio y puede ahorrarnos dolorosas decepciones.

qué club de fitness elegir el gimnasio que gimnasio elegir ventajas del gimnasio
Etiquetas:  Capacitación Outfit-And-Accessories Ejercicio