8 consejos para evitar lesionarse en el gimnasio

Las lesiones en el gimnasio son menos comunes que en los deportes de equipo o entre los corredores. Las máquinas de ejercicio modernas son seguras y, si se toman las precauciones necesarias, se puede reducir significativamente el riesgo de lesiones en el gimnasio. Las lesiones más habituales en el gimnasio no son las que más se ejercitan, sino las principiantes a las que no les importa la técnica y las precauciones necesarias.

La lista de lesiones que podemos conseguir mientras entrenamos en el gimnasio es realmente larga.

Los más comunes son:

  • contusiones - causadas por hacer ejercicio con demasiado peso,
  • Esguinces y desgarros de tendones, músculos y ligamentos, causados ​​por un esfuerzo excesivo y sobreentrenamiento.
  • Lesiones de espalda: a menudo ocurren debido a la falta de la técnica adecuada al levantar pesas. El dolor lumbar puede aparecer, por ejemplo, al hacer sentadillas con barra, realizar un peso muerto o ejercicios de tríceps,
  • dolores de hombro: causados ​​por ejercicios relacionados con el press de banca, son especialmente peligrosos para los principiantes que se concentran demasiado en la carga en lugar de en la técnica adecuada.
  • Dolor de rodilla: las quejas suelen aparecer al correr en una cinta rodante o al realizar sentadillas y estocadas. Las razones más comunes son errores técnicos, por ejemplo, la rodilla va más allá del pie durante una estocada.

 

    ¿Cómo evitar lesiones durante el ejercicio?

    1. Lo más importante es calentar correctamente, lo que garantizará la seguridad durante el ejercicio. Ignorar este elemento del entrenamiento es un grave error, porque los músculos que se calientan gradualmente pueden hacer frente mejor a las cargas y una gran cantidad de repeticiones. El calentamiento debería llevar unos 15 minutos.

    Lea también: Descansar después del entrenamiento: 7 consejos sobre cómo regenerar el cuerpo Reglas de entrenamiento para quemar grasa Las causas más comunes de lesiones de los corredores

    2. Al mismo tiempo, sea prudente aumentar la carga durante el ejercicio y adaptarla a sus capacidades y estado físico actuales. Vale la pena pedir ayuda al entrenador de turno en el gimnasio o al ejercitarse con un entrenador personal para elegir la carga.

    Al hacer ejercicio con mancuernas o con barra, elegimos un peso que podemos controlar durante todo el ejercicio. Las mancuernas no deben "volar" en las manos, y la barra debe poder levantarse solo con la fuerza de los músculos, sin hacer un swing con los brazos o lanzar la barra hacia arriba. Al exagerar con las pesas, empeoramos automáticamente la técnica del ejercicio, aumentando el riesgo de lesiones.

    3. Es igualmente importante realizar los ejercicios correctamente y mantener intervalos adecuados entre las series. Los descansos no deben ser demasiado largos para evitar que los músculos se enfríen.

    El ritmo de los ejercicios es igualmente importante: los movimientos deben ser suaves, ni demasiado rápidos ni demasiado lentos. La posición del ejercicio y ... ¡la respiración también son importantes! Al respirar, se suministra oxígeno a los músculos para que estén menos cansados ​​después del ejercicio.

    4. Una respiración adecuada (exhalar al levantar e inhalar al bajar una carga) mejora la estabilización de la columna y evita los desmayos por falta de oxígeno. El mayor error de los practicantes es contener la respiración durante la fase de esfuerzo, por ejemplo, levantar o enderezar. Los desmayos debido a picos de presión en el cerebro pueden ser una mala consecuencia de contener la respiración.

    5. Hacer ejercicio con equipos viejos o gastados es un camino sencillo hacia las lesiones. Al entrenar con zapatos gastados, renuncia a la amortiguación y ejerce más presión sobre las articulaciones.

    6. Es un grave error ignorar el dolor. Además, no entrene con una lesión que no haya sanado, porque sus problemas de salud pueden empeorar.

    7. Tan importante como el calentamiento y el entrenamiento adecuado es la recuperación después del ejercicio. Termina cada entrenamiento con estiramientos. Todo lo que necesitas hacer es estirarte durante 10 minutos y tus músculos te compensarán en tu próxima sesión de entrenamiento.

    8. Falta de un plan de formación. Cuando entrenas sin un horario, es más fácil sobreentrenar o subentrenar. Eligiendo la carga adecuada y teniendo en cuenta el tiempo de descanso, podrás recuperar tu forma perdida o la figura de tus sueños más rápido.

    Etiquetas:  Outfit-And-Accessories Nutrición Adelgazar